El Servicio de Salud Laboral del Instituto Asturiano de prevención de Riesgos Laborales (IAPRL) ha publicado el Estudio de casos de sospecha de cáncer profesional (2011-2019).

El cáncer sigue siendo la primera causa de muerte relacionada con el trabajo en la Unión Europea, representando el 53% de las muertes en el trabajo que se producen cada año.

A pesar de que el origen de esta enfermedad es multifactorial, eliminando las exposiciones a sustancias cancerígenas, los cánceres causados por el trabajo pueden ser prevenidos y evitados.

Debido a los prolongados tiempos de latencia hasta la aparición del daño, esta investigación permite conocer en qué condiciones de trabajo se ha realizado el mismo y cómo es la situación actual y si las modificaciones, en caso de existir, evitan futuros daños a otras personas trabajadoras, así como la recaída de la enfermedad, tras su incorporación al puesto de trabajo.

Se trata de un estudio descriptivo retrospectivo, en el que se han incluido un total de 117 casos de sospecha de cáncer de origen laboral durante el periodo de 2011 a 2019, ambos incluidos.

Post 06092022_IAPRL post

 

Entre las principales conclusiones del estudio cabe destacar las siguientes:

  • Es fundamental identificar la existencia de agentes cancerígenos, tratando siempre que se pueda, de eliminar y sustituir por otros agentes que no sean peligrosos o lo sean en menor grado y, si esto no es posible, garantizar la menor exposición posible.
  • La multicausalidad, la contratación de duración determinada, la subcontratación o el trabajo temporal favorecen las exposiciones múltiples a carcinógenos, lo que dificulta la adopción de medidas efectivas de prevención.
  • La detección precoz de las posibles enfermedades profesionales en general, y de las causadas por agentes cancerígenos en particular, debe ser uno de los objetivos prioritarios de la vigilancia de la salud de las personas trabajadoras.
  • Es necesario realizar un seguimiento específico de las personas afectadas, así como del control de las exposiciones en los puestos en los que se ha declarado la enfermedad profesional.
  • Según la Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo, es necesaria una evolución del sistema CAREX (Sistema de Información sobre Exposición a Cancerígenos) hacia el estudio desde la perspectiva de género, la ampliación a otros factores de riesgo (trabajo sedentario, a turnos…) y prestar más atención a grupos más vulnerables (mujeres, jóvenes y mayores, personas expuestas a niveles elevados de carcinógenos…).

Fomentar la comunicación de la sospecha de enfermedades profesionales, servirá para proteger de una manera más eficaz los derechos de las personas trabajadoras, mejorando además la coordinación entre los distintos sistemas implicados, Sistema Nacional de Salud, servicios de prevención y entidades colaboradoras y gestoras de estas contingencias.

 

Estudio completo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR